Música en Mi Jardín: Creación e infancia

¡Revisa la grabación oficial de esta mediación haciendo click aquí!

¿Conoces bandas familiares en tu territorio? El 16 de noviembre, la mediadora Susana Cofré realizó una nueva mediación online, donde tuvo la oportunidad de conocer a la familia detrás del proyecto musical Música en Mi Jardín.

Bárbara, Diego, y su pequeño hijo Gustavo son el trío que conforma Música en mi Jardín, la banda musical que tiene por objetivo componer para niños, compartiendo reflexiones, preguntas y realidades con un enfoque infantil.

Bárbara, la madre, es profesora de música y trompetista. Ella cuenta que, cuando llegó la pandemia, debió empezar a crear videos para sus alumnos pequeños durante las clases virtuales. “Componía canciones sencillas y las enseñaba. Al poco tiempo, tuvo la idea de incluir a Gustavo, su hijo, en los videos,” cuenta Susana, “allí fue cuando todo empezó a tomar forma.”

Gustavo, de diez años, comenzó a acompañar las composiciones de su madre cantando. La familia explica que Gustavo tiene una voz muy dulce y que le encanta la música, por lo que la sinergia fue instantánea. Su padre Diego, quien también es sonidista, registraba las creaciones de su pareja e hijo; sin embargo, pronto se incorporó como percusionista. “La familia subía sus videos a YouTube, y pronto varios empezaron a viralizarse,” comenta la mediadora.

Ya conformada la banda completa, la familia comenzó a crear más canciones y videos. El más popular es “Los colores son colores,” una canción que aborda los roles de género, desde la perspectiva de la socialización de los colores. “Tocan temáticas muy buenas, muy profundas, siempre desde la mirada infantil,” explica Susana. “También hay otra canción, ‘Por qué’, que Bárbara compuso para hablar sobre todas las cosas que su hijo le preguntaba, desde su mirada de niño. La produjo anotando las preguntas de Gustavo. Es buena, porque se nota que es algo que no fue creado por un adulto.” Bárbara explica que esto se debe a que su hijo es una parte activa y muy importante del proceso creativo: “Le muestro la música que compongo, y Gustavo da su opinión y agrega cosas,” explica.

Cuando se les preguntó sobre su historia familiar, Bárbara y Diego explican que ellos antes vivían en Santiago. Se conocieron cuando ambos trabajaban en la banda Conmoción: Ella, como trompetista, y Diego, como sonidista. Juntos, decidieron mudarse al sur para continuar su vida juntos. Actualmente, la familia trabaja para la Seremi de Cultura, haciendo programas de mediaciones junto a artistas de trayectoria.

Bárbara, Diego y Gustavo mostraron varios de sus videos y canciones durante la mediación. Explican que la pandemia fue el gran gatillante de su proyecto familiar, como una forma de hablar sobre su vida y su territorio. Para terminar, cantaron la canción “Un viaje”, la cual compusieron juntos sobre el camino entre Curacautín y Lonquimay; camino recorrido frecuentemente por Bárbara para llegar a las escuelas y orquestas en las cuales enseña trompeta y guitarra a niños y niñas del sector.